jueves, 7 de abril de 2011

Tic...
















     La encontró confusa entre el tumulto, abrazada a sí misma con cierta cara de espanto, pavorida. Se acercó despacio a ella…

-Hola, Puck.

-Kum*!!!... ¿Qué haces tú aquí? ¿Qué está pasando? ¿Por qué gritan todos?

-¿Aún no te has dado cuenta?... al final lo has conseguido, has parado el tiempo.

-¿Qué? ¿Yo? Pero, ¿cómo?,… yo no…

-Verás… poco a poco fuiste creando la posibilidad. Lo fuiste haciendo posible con tus cuentos, tus ideas, con tu imaginación y tu fantasía. La posibilidad fue haciéndose cada vez más verosímil. Ahora, lo has hecho. Le pusiste un palito en los dientes a la ruedita del Reloj del Tiempo. Se ha detenido.

-No puedo creerlo…

-Mira a tu alrededor, Puck.

-Pero Kum*, cómo sabes tú todo eso…

-Ellos me llamaron. Hay que arreglar esto… y no pueden intervenir.

-¿Ellos?

-Los Hacedores del Tiempo. Generan el sustrato, la esencia, la textura del tiempo. Su latido. Hacen el tiempo.

-¿Ellos… son Dios?

-No. Ellos se dedican exclusivamente a la cosa temporal. Dios es otra cosa. Dios es, simplemente, una elección. Pero eso te lo cuento en otro relato, ¿sí?, tenemos un trabajo que hacer.

-Pero, espera… ¿Qué le pasa a la gente? ¿Por qué gritan?

-Están asustados, Puck. No entienden qué pasa. Ya te lo dije. Al pararse el tiempo sólo el tiempo se para. Lo demás sigue igual. Siguen pasando las cosas, pero pasan todas a la vez, y eso no hay estómago que lo soporte ni mente que lo digiera. Verás… si van a hacer algo, ya lo han hecho antes de empezar… o mientras lo hacen. Si dicen algo, terminan de decirlo en el mismo instante en que empiezan, es decir, mientras lo están diciendo. Si van a algún sitio ya están allí y han vuelto. Todo a la vez. No hay principios ni finales, o sí, pero son simultáneos. No hay instantes… o hay únicamente un instante. Siempre el mismo, siempre igual. Lo contiene todo. Todo a la vez. Eso les pasa. No se puede entender una simultaneidad tan absoluta.

-Y… ¿qué hacemos?

-Yo no puedo hacer nada. Tú paraste el tiempo. Sólo tú puedes echarlo a andar.

-Pero… ¿cómo?

-Sólo deseándolo, Puck, igual que lo detuviste.

-No puedo, no sé cómo hacerlo. Ahora no.

-¿Ahora? ¡Jajajajajaja…! Ya sólo va a haber este “ahora” hasta que arreglemos esto.

-No puedo, Kum*. Tengo miedo.

-Tranquila, relájate. Respira.

-No puedo.

-Ven, abrázame. Así… tranquila, respira…


     Mientras, y cuando digo mientras quiero decir también, ocurrieron muchas cosas. Todas las cosas. Todas a la vez:

     Aprovechando que no había tiempo, Bicefa les concedió unas vacaciones indefinidas a Pena y a Alegría, que dieron tres vueltas al mundo. Una en globo, otra en bicicleta y otra a pie. Conocieron a fondo la naturaleza del ser humano y llegaron a tres conclusiones infinitamente sabias y acertadas. Nunca se las dijeron a nadie. Su viaje duró, exactamente, cero segundos.

     Torcuato ni siquiera se dio cuenta del parón temporal. Le pilló como a Dios, creando. Un microrrelato. Lo terminó cuando lo empezaba.

     Anita Dinamita, incansable y en pijama, aprovechó la ocasión para adelantar trabajo. Arregló el mundo de seis formas diferentes y quedó todo exactamente como al principio. O viceversa. Ana no se inmutó, llevaba un final cañón escondido en la manga…

     A Su se le fue la pinza y tuvo una serie de dulces sueños que enseñaron al mundo el verdadero significado de la palabra “coraje”.

     Malena aprovechó para sacarse los calcetines y, al fin descalza, perder un rato el tiempo. Luego, sin más, dijo algo sublime. Nadie la escuchó, estaban gritando.

     Maite encendió tres velas y dijo “Todas las palabras. ¡Todas!”. Tampoco la escuchó nadie.

     María Coca creó un universo de mares habitado sólo por amantes y palabras.

     Belén cerró sus ojos grandes y escribió un nanorelato de cero palabras. Consiguió, sin decir nada, contarlo todo. Mientras (y cuando digo mientras quiero decir también…) Zoë hizo añicos un piano armada sólo de su violín.

     Lila, cabalgando en las curvas de una palabra, fue directa a la entrepierna.

     Pedro achinó los ojos, dijo “¡Ahora!”, y siguió meditando.

     Patricia fue Dragón y asoló dos ciudades. También fue la flor que alguien regaló a una niña.

     Ángeles encontró la ocasión para escribir su novela. Una novela soberbia, sublime, ferpecta. Con una sonrisa en la boca y un amigo en el recuerdo, la quemó. Jamás volvió a tener jaquecas.

     PazzaP llegó diciendo "adiós". Se fue diciendo "hola". Era un espejo.

     Agus se asomó y dijo “¡joder, esto parece Winnappu en carnavales!”. Su vaca se tiró un pedo y él siguió tranquilamente mirándole el culo a la Luna.

     Dany, subido a su muro de matar asesinos, empezó a robar ladrones.

     Pablo Gonz se sentó a observar y a tomar notas. Después (y cuando digo después quiero decir también) dijo “¡Excelente!”.

     Laura terminó un cojín en forma de reloj con tetas, hizo un millón de fotos y, sin palabras, las colgó todas en su blog.

     Pablo se puso a componer deliciosas arepas mientras embuzonaba canciones y cantaba cartas de amor y alguna que otra factura de la luz.

     Su olvidó mirar atrás, pero nadie la echó al olvido.

     Chula sonrió iluminando una estancia y, de un bocado, se comió las palabras “amor” y “odio”. Las digirió juntas y a la vez.

     Juanita le rezó a su Dios.

     Mon soltó una lagrimita de alegría.

     Oma, contundente, dio su opinión al respecto donde nadie pudiera oírla.

     Miriam no estaba ni dejó recado.

     Puck, por fin... respiró tranquila.


     Pasaron muchas más cosas. Todas las cosas. Todas a la vez. Luego, y cuando digo luego quiero decir también…, luego digo, el abrazó terminó, el tiempo echó a andar de nuevo y todo fue como siempre,… como ahora.

…Tac!


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Si has llegado hasta aquí es que me tienes paciencia... o mucho cariño. Esto no es una entrada, ni un cuento. Es un homenaje. A todastodos vosotras. Estoy de celebración, con el corazón contento. A todastodos los que os pasáis por aquí, comentéis o no, a todastodos... gracias. Se os quiere. 

33 Dejaron su rastro:

Anita Dinamita

Y para hacer homenajes tu, mi niño... y no luego ni entonces sino también. Lo empezaste y acabaste a la vez y ahora tienes el tiempo del ahora, afortunadamente.
Hoy hace mucho viento, así que voy a cerrar tu blog, así, con cuidado, para que no se vuele ninguna palabra...
Abrazos

Su

Querido Kum*, que maravilla!

Hoy creo que nos dejas el corazón contento a todos-as, que haces que se nos vaya dibujando una sonrisa y se nos rayen los ojos según te vayamos leyendo.

Muchísimas gracias por aparecer y estar... el tic, tac que tengas que estar.

Besitos emocionados,

Tpl

Patricia

Queridísimo Kum*, qué tremenda emoción.
Este es uno de los regalos más hermosos que he recibido en mi vida. Doblemente bello puesto que lo comparto con quienes he aprendido a respetar y querer. Ahora me tengo que ir pero en cuanto regrese haré un enlace directo a mi blog para leerlo cada vez que lo desee o necesite. Cuando el tiempo decida que lloverá durante 40 días y 40 noches, al menos me quedarán estas palabras para paliar el frío de la humedad.

Gracias, mil, amigo del alma.

More

Qué lindo, Kum*! Yo aunque no les conozco, ya es como si les conociera un poquito, gracias a mis amigas blogueras. Me emocioné yo también!!!

Malena

Dice una chacarera (música de nuesta pampa): Amalaya con la suerte que a mí me ha tocao. Cantar por cantar, cantando, sin ser escuchao.

¡¡¡Gracias!!!

Hermoso, ferpecto.
El prólogo del libro.

Lila Biscia

mi querido asterisco! te acabo de comentar y me lo borro blogger!!!!
te decia que ay! que tierno sos por hacernos partícipes (a todostodas) de tu espacio que es tan hermoso. Gracias. sos un sol de luz!

(hacia un chiste referido a las entrepiernas, pero ya no me lo acuerdo jajaa)

besos y abrazos de a montones :D

Pablo Díaz

Oye, justo cuando leía tus palabras el viento cambió de dirección. Ahora reina la paz después de un cabreo monumental del mar.
Como dice Aute, no hace falta la luna, ni la espuma, sino un instante (o tres) de ternura.
Esto es como cuando das un abrazo largo y amarillo, el tiempo se detiene.
Gracias por incluirme en tu buzón.

Patricia

Ya está hecho querido amigo: hice un enlace a este cuento, de esos que se ponen al costado, y lo bauticé 'LA HERMANDAD DE KUM*

graciasgraciasgraciasgr...........!!!!!

Mon

Sólo gracias, no digo nada más...me quedo en el abrazo.

Ángeles Sánchez

Un instante en el que pasan todas las cosas debe ser algo así como una eternidad dentro de una caja de zapatos. Voy a acercarme a la chimenea y a encender una cerilla, si alguna palabra sobrevive a la quema la incluiré en la novela.

Besos, qué preciosidad has escrito Kum*, me voy de aquí con una sonrisa y un instante lleno.

Torcuato

Increíble, Kum*. Una preciosidad en todos los sentidos. Cuando empecé con el blog y a escribir micros, ni me imaginaba que se iba a formar este supergrupo de escritores-amigos. Me alegro mucho de teneros cerca, y a ti, te agradezco este texto que seguro no te ha costado nada de esfuerzo, porque se nota que es hecho con el corazón, sentido al máximo, y además, eres un magnífico escritor. Lo noté en el primer texto que te leí.
En este escrito dices cosas en las que creo pero quizá serían difíciles de expresar.
Normalmente a los hombres los despido con un abrazo pero hoy te mereces un beso.
Muuuuuuuuuaca.

bicefalepena

Este pestañeo-abrazo (que ya te vale) con Puck ha hecho que recuerde lo esencial de la naturaleza humana, que contra todo pronóstico, es la cercanía.
La necesidad de pasar tiempo juntos compartiendo espacios, letras, textos, momentos, sonrisas, comeduras de coco, silencios, huecos, aire, olores, sexo.
Cuando todo esto es virtual, no sabemos por donde coger de las orejas a esta realidad...
Tú lo has logrado por un instante de forma mágica acordándote de unos pocos y abrazando a Puck para conseguirlo.

Luego, y ya concluyo, opino que Puck y Kum* son brujos.
¡Amontonad sombreros y a la hoguera con ellos!, para que aprendan y no se metan en tantos jardines.

Por cierto, no sé si lo he dicho, gracias por escribir lo que de corazón pensamos muchos.

Un abrazo o muchos, amigo.

MAGAH

Que ocurrente! Muy bueno.

Kum*

Ana, deja que el viento se lleve mis palabras. No pasa nada. Al fin y al cabo... ¿no es eso un blog, palabras en el viento?

Su,es al revés. Gracias a tí por tus lecciones de vida. Tic, tac...

Pero qué amorosa y generosa sos, Patricia. Sí, supongo que esto podría llamarse una "hermandad"... pero ¿la de Kum*???... jajajajajaja... no, por favor. Echémosle la culpa a otro. Gracias, maestra.

More, mi querida viajera, siempre apareces en los momentos más mágicos. "Viene More", dicen. "Viene la magia", quieren decir.

Tarde o temprano dejarán de gritar y tendrán que escucharte, Malena. Mientras, y cuando digo mientras quiero decir siempre, yo me quedo tus palabras todas para mí.

Mi querida, Lila, tiene usted el permiso explícito para hacer en este foro todos los chistes sobre entrepiernas que quiera. Y sobre la vida. Y sobre el amor, y los besos, y los llantos, sobre mudanzas, horarios, comidas y cenas. Es decir, sobre todo eso que nos cuentas con tu arte cada día, cada vez, desde adentro de vos.

Si el mar ruge, sus razones tendrá, Pablo. Usted no está en mi buzón, Sr. Cartero. Está usted en mi corazón, pendejo!!!

Lo dices todo, Mon, con tus abrazos. ¿Qué más?

Cada vez que abre usted la boca, mi querida maestra, las hadas celebran y las musas caen exhaustas. Meta usted en esa cajita mi cariño y mi admiración. Hágalo, eso sí, anómimamente.

Tor, Bicefa, Sí, se os quiere, a todastodos, de esta forma tan inusual que nos ofrece el loco mundo de lo virtual. Gracias por vuestras palabras, amigos. Ya sabéis que para mí, hablar con vosotros dos es como hablar con Dios y con el Diablo, jajajajajajajajja....

Cuidado Magah, como sigas pasando por aquí caerás en la "Hermandad de Kum*..."

A todastodos un abrazo sin tiempo y un beso de payaso.

Se os quiere.

No Comments

Me gustó el cuento y el homenaje.
Enhorabuena.

Un saludo indio

Miguel

Vaya repaso has dado, supongo que a más de uno/a se les caerá la baba (y con razón). Una gran seleeción de indispensables.

Saludos

Miriam M.

Muchas gracias por acordarte de mi aunque no estuviera. Un beso grande,
Miriam

Sucede

joder, qué bueno!!!
Pues nada, se concentran aquí muchos buenos!
Me ha encantado el relato!
Y el ...tac del final, espectacular!
Abrazos a todos!

Puri

Kum*, qué bonito, leyendo este cuento se paró el tiempo y fue como un paseo con todos los amigos blogeros escritores.
Besos

Patricia

Pues como 'Hermandad de Kum*' han salido ya los papeles, de modo que así queda, amigo.
Besos y más besos.

Luna

Hola, buen día. Vengo del blog de Torcuato. Una gran persona, él. Y un gran escritor.
Encantador homenaje, muy bello y apenas comencé ya estaba en el final!!! Me transporté...

Saludos y felicitaciones.

Puck

Iba a decir que llego tarde pero... como he parado el tiempo jajaja. Estoy sin palabras. Con una lagrimita y una sonrisa que no me cabe en la cara. Gracias por este superabrazo. Gracias a todos por estar ahí y a Kum por juntarnos.
Saludillos muuuuuy emocionados

Belén Lorenzo

Es impresionante: Zoë rompiendo un piano con el violín? :o) No, en serio, no tengo palabras para agradecerte lo que has hecho. Bueno, sí: es ferpecto.
Un abrazo enorme, enorme, enorme (lo suficiente para que te llegue).

Kum*

Saludos indios de vuelta, Sincomentarios, y gracias por pasar.

Sí, Miguel, indispensables. No están todas los que son pero son todos las que están. Sí señor.

Cómo te voy a olvidar, Miriam!! Si Haikum*... existe es, en buena parte, gracias a ti... o por tu culpa.

Gracias, Sucede por ver ese Tac... final, :)

Esa era la idea, Puri, juntarnos con el corazón contento.

Patriciaaaa... jajajajaj... yo sólo pasaba por aquí.

Un placer tenerte por aquí, Luna. Todo nuevo bajo ti misma. Bienvenida.

Puck, este cuentito me llevaba rondando desde que leí el tuyo aquel... el primero. Luego se convirtió en esto. Quedó lindo. Fue una forma de deciros "os quiero".

Llega tu abrazo, Belén, grande y claro :) Y no me digas que Zoë no es capaz, jajajajajajaja...

Os quiero, familia (o Hermandad...)

Pablo Gonz

Mmmm, ¡excelente!

ROSIO

¿Y ROSIO...? Leyo como siempre y dijo: "GENIAL...ME ENCANTO"

Jaaa...muy bonito "verlos" felicidades

Maite

Buenisimo, buenísimo, buenísimo!!!! Qué bien has sabido reflejar las "obsesiones" de cada uno, además has ido tejiendo cada línea cuidadosamente, con una imaginación envidiable y un sentido del humor que acelera y acomoda todo el recorrido. Te tengo que decir algo, y es que esto de parar el tiempo...no es nuevo, cada vez que vengo aquí a leer algo, mi tiempo se para, y con ello, consigo saborear las historias, es algoo mágico. Un abrazo fuerte y ya sabes, sopla las velas y piensa un deseo!!

MAGAH

Genial, genial, genial Kum...yo también te quiero!!!! Nos vamos contando!
Buen finde y a despedirse, yo lo estoy haciendo!

Rocío Romero

Qué bonito relato Kum*, felicidades por esa mano mágica que para el tiempo y reparte sonrisas. Me encantó. Besos y abrazos

Oma.

Vaya repaso que nos has dado.

No conozco a ninguno de tu pandi bloguera pero a mí me has descrito como si me hubieras parido.

Un secreto: desde pequeña hablo sola.

Ya sabes el dicho "Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla",

Un beso contundente.

Oma

Kum*

Gracias, Maite. Eso que dices es uno de los piropos más bellos que nunca me han hecho. De corazón, gracias.

Yo no hablo solo, Oma. Hablo conmigo.

SÉ QUE SE ME QUEDÓ GENTE QUERIDA FUERA DEL CUENTO. No se me olvidó nadie, pero la lista no podía ser interminable... y se me estaba haciendo. No están todas los que son. Lo sé, pero os quiero igual, a todas los que pasáis, leéis... os quiero.

Rocío y Rosío, por ejemplo.

Besos Tic, tac, a todastodos.

Rocío Romero

Muchas gracias Kum*, corazón, ya lo sabemos ;-)
Mil besos

Pedro Alonso

¡Joder, Kum*! Llego tardísimo (o demasiado pronto, je, je). Me he quedado descolgado tras una intensa semana de vacaciones y descubro esto. Estoy impresionado por tu desbordante imaginación, por la profunda sabiduría que denotas en tus palabras, por sacarte ingenios como este de la chistera y sobre todo por la inmensa generosidad que desprendes. Me siento honrado de formar parte de este agradable espacio que has ido creando con ingenio y cariño. Un inmenso y emocionado abrazo.

Publicar un comentario

Deja aquí tu rastro...