domingo, 25 de marzo de 2012

Cienmanos. Capítulo payaso...
















Sintió como si llegara alguien. Por fin,... Llevaba demasiado tiempo flotando sola en aquella nada. Ahora divisaba algo incierto, un borrón que se aclaraba conforme se iba acercando. Era un ser alado… para ser más exactos, era un payaso con alas.

       —Hola Paula –sonrió el payaso al llegar.
       —Hola. Pero… ¿Quién eres? ¿Cómo es que sabes mi nombre?
       —Lo sé todo de ti. Todo, hasta este instante.
       —¿Eres un ángel?
       —¿Un Ángel? No, ni siquiera un Ramón o un Federico. ¿Por qué habría de ser un Ángel? ¿Acaso esperabas a alguien?
       —No, lo decía por las alas.
       —¿Qué alas? 
       —Esas.
       —Ah, te refieres a la chepa.
       —¿Qué chepa?
       —Esta –Respondió el payaso girándose un poco.

       Paula pudo ver entonces una gran joroba donde antes había visto unas alas. Era enorme, lo bastante grande para inaugurar en ella un campo de golf —pensó sin pensarlo realmente—. Tal vez demasiado irregular para hacer sobre ella un green, pero suficientemente amplia para…

       —¿Te gusta el golf? –la interrumpió el payaso.
       —¿Qué?... –Paula se asustó, aquel tipo de la sonrisa grande le estaba leyendo la mente—. ¿Cómo haces eso? ¿Por qué sabes tanto de mí?
       —Vaya, por fin una pregunta interesante. Verás, me mandan ellos, tus creadores.
       —¿Te manda… dios?
       —¡Pero bueno! ¡Qué manía os ha entrado a todas con dios! Dios no debe preocuparte, es una mera elección. Pero eso te lo cuento en otro capítulo. Se me están acabando las palabras.
       —Querrás decir el tiempo.
       —No, no, las palabras,… me quedan poco más de cien. Les dije que necesitaría más, pero no quisieron escucharme.
       —¿Quiénes?
       —Tus creadores.
       —Creadores… entonces, ¡son varios!
       —Son exactamente setenta y cuatro. 
       —¿Qué? ¿Setenta y cuatro? Pero… ¡esto es una locura! 
       —No, verás,… en realidad es sencillo: treinta y seis se dedican a darle forma y color a todo lo que concierne a tu mundo. El resto simplemente establece qué pasa, cómo, cuándo, dónde y por qué.
       —Pero, entonces… ¡qué hay del libre albedrío… del mío!
       —Ah, eso. Ni caso. Eres tú quien decide: ellos creen que te inventan, pero se limitan a recibir la inspiración de las musas cuando y como las musas quieren. Estas, a su vez, viven en el bosque donde habita tu esencia. De tu esencia beben ellas y luego le soplan al oído a esa panda de majaras que se creen que te inventan. Así se cierra este círculo payaso y, en realidad, las elecciones son tuyas, derivan de ti, ¿Me explico?
       —Y tú… eres uno de mis creadores.
       —Bueno, en realidad no. Yo, ya lo ves, sólo soy un payaso. Un payaso con alas.
       —¿Alas?... ¿Pero no era una chepa?
       —¿Chepa? ¿Qué chepa?
       —Bah, olvídalo. Y… ahora, ¿qué va a pasar?
       —Nada. O todo. Esto es sólo un sueño. Un sueño que está acabándose. Ya no tengo más palabras.
       —Entonces, te vas…
       —Sí, pero antes… ¿puedo besarte?
       —¿Qué?...
       Paula dudó unos instantes:  
      —Claro. Me caes bien.

       El payaso se acercó despacio y la besó suavemente en la boca. Al hacerlo, su nariz se aplastó un poco contra la mejilla de Paula emitiendo un sonidito como de bocina tonta. Entonces el payaso se transformó en un gato. En un gato negro con alas. El gato miró a Paula con ojos dulces y poco a poco empezó a esfumarse. Antes de desaparecer del todo le susurró al oído:

       —Ahora despierta, Paula, se acabaron las palabras… ¡Despierta!


Dedicado a la panda de majaras de Cienmanos. 

14 Dejaron su rastro:

Juan Luis López

jajajajaj, me reido un montón, está genial!!! quizás algunos no entiendan este parón, pero a mi me parece sublime!!!

A sus pies Don payaso!

Un abrazo enorme!!!!

Por cierto, tengo ganas de ver la ilustración, consigue que esos Dioses publiquen en hora...jejeje

Juan Luis López

...era imposible que te ciñeras a las palabras impuestas, con dos capítulos te has salio con la tuya, jjejeje

Un abrazo!!

Patricia Nasello

Incontinente e imparable!!!
Coincido absolutamente con Juanlu: un "segundo capítulo" (o primero? caramaba, estoy desnortada) GENIAL.

Qué buena suerte haberte conocido.
Besos, mil

Rubén

Un paréntesis dentro del paréntesis. Me encantó el guiño de Igor -¿Qué joroba?

Sara Lew

¡Me encanta! Este capítulo "26 bis" debería de incluirse en la micronovela de algún modo. No sé, este capítulo payaso tiene magia...
Un saludo.

Rocío Romero

Ayyyy, Kum*
¡estoy con los demás! esto hay que incluirlo como... no sé, una especie de nota al pie o al final... ya sabes, un asterisco justo al final del salto en el capítulo 26 y otro que de pie a este paréntesis tan hermoso :-)
Felicidades figura
Y besos

Puri

¡vaya sorpresa! ¿Estas eran las 560 palabras? Son 564, las he contado... ¿Así que el payaso no es uno de los creadores? Pues se ha colado en el bosque de las musas y se ha llevado el beso de Paula...
Enhorabuena y gracias por este paréntesis

Laura

¡Fantástico!, no sé si sabes que hoy por cuestión de horarios ...no he podido escribir la reseña de Cienmanos. Bueno, me ha quedado a medias porque el capítulo se ha publicado cuando yo no podía leerlo.

Sin duda hubiese sido una reseña buenísima con este "doblete de capítulo" tan entrañable y tan bonito que has creado entre Paula y el Payaso.

Me gusta un montón, y siento no haber podido llegar a tiempo.

Un beso desde mis palabras, que no sé si son 500, 600 o 100, pero también son vuestras ¡eso no hay duda!.

Rosa

Plas, plas, plas como un huevo Kinder capítulo con sorpresa.


Besos desde el aire

Elysa

Este capítulo payaso merece estar también, tanta imaginación y magia debe ir en Cienmanos.

Besitos

Anita Dinamita

Ya tú sabes lo que pienso, que casi casi... pero no, bueno, otra vez será.
Abrazos y besos

Mon

A mi me ha encantado este capítulo payaso...no sabría decirte si más o menos que el que hay publicado en Cienmanos...los dos me parecen mágicos, me parecen un paréntesis delicioso entre la acción y los viajes temporales, este capítulo no tiene tiempo y por eso me gusta, tenía ganas de ver/leer como era Paula a solas, sin la influencia de los otros personajes...y qué quieres que te diga, me ha gustado mucho. Cienbesos!!!!

Rosa de los Santos

Un humor y optimismo genial , que nos distrae y agrada un montón !! saludos

NiñoCactus

Es usted tan absurdo que le adoro... ¿Puedo pedirle un favor? Invénteme.
Abrazos al final del sueño

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tu rastro...