domingo, 15 de mayo de 2011

El viajero.























 
     No podía evitarlo. Simplemente sucedía. De pronto saltaba en el tiempo, se esfumaba de su presente durante unos minutos y aparecía aleatoriamente en cualquier instante pasado o futuro, en cualquier lugar.

     Al principio los saltos duraban apenas un santiamén. Le dejaban perplejo, como atarantado, sin saber muy bien qué le había sucedido. Tardó en reconocer los síntomas que anticipaban cada traslación pero con el tiempo fue entendiendo los mecanismos de su excéntrica naturaleza y llegó a tener una vida más o menos convencional, aunque sus desapariciones le complicaran a veces la existencia. Otros tienen caspa… –solía comentar. 

     A cambio, estuvo en lugares y momentos que nadie había visto ni viviría jamás. Pudo, por ejemplo, asistir a su propio parto y conoció la Tierra doscientos años después de la desaparición del último ser humano. ¡Vaya! –pensó entonces– no hemos sido nada.  

     En otra ocasión se encontró consigo mismo veinte años más joven y estuvo tentado de prevenirse sobre las elecciones que le harían sufrir en el pasado que le esperaba, pero algo le dijo que era mejor dejar las cosas como estaban y se limitó a darse un largo y silencioso abrazo. Tranquilo –se dijo quedamente–, todo va a estar bien. Yo ya he estado allí –y se esfumó, regresando a su presente.

     Pero quizás lo más apasionante que le ocurriera jamás, fue aquella vez que saltó más allá de su propia muerte. Después ya no hubo miedos, ni dudas. Sólo paz. 

15 Dejaron su rastro:

montse

Es tan tranquilizador que dan ganas de creerlo. Me gusta.

Lila Biscia

uf!
perfecto! un texto perfecto!
somos lo que somos, con lo que fuimos, incluso, con lo peor que fuimos que es lo que nos tira hacia adelante...
y el abrazo... abrazarse y decirnos que todo va a estar bien... alguien me esta enseñando a hacerlo.

un relato precioso, kumasterisco!!!!

besos a través del tiempo para vos y tu magia.

Patricia Nasello

Cómo no dejar mi rastro ante un texto tan optimista y, lo que hace de él un cuento especial, tan sereno en su optimismo.
Has cumplido con el sueño de toda una generación que fue una era: "la imaginación al poder"

Grande, Kum*, amigo
Chapó!!!

Sara NY

Maravilloso, genial. Me encantó.

Me descubro una vez más ante tí, mago del sombrero.

Pedro Alonso

Todos somos viajeros inmortales embarcados en una larga odisea hacia la luz de la que partimos. Mucha paz, compañero de viaje.

Rocío Romero

Es precioso Kum*, sencillamente
¿Has leído "La mujer del viajero del tiempo"? te gustaría ;-)

Me encantó conocerte ayer, un abrazo gigante.

Anita Dinamita

Me gusta la versión extendida, me gustas tu, me gustan tus abrazos, me gustas tu...
Kum* una maravilla pasar por aquí a releerte
Abrazos

Malena

Finalmente, la levedad del ser no es tan insoportable.

Saltará el viajero hasta la noche?

Su

Qué bien eso de moverse en el tiempo. Qué bien eso de darnos abrazos diciéndonos que todo está bien. Qué bien eso de amarnos con paz pase lo que pase, incluso tras la muerte.

Qué bien eso de haber podido repetir tus abrazos.

Abrazos de aquí para allá.

Carmen H. G.

Gracias por aquietarme el alma...

Puck

Siempre es un placer viajar en el tiempo contigo :-). Me encantan esas frases que el viajero se dice a si mismo y que le hacen completamente humano - otros tienen caspa, no hemos sido nada...".
Te dejo una sonrisa y una canción de Aute, de paso.
http://www.youtube.com/watch?v=acIpqyh97LE
Besos atemporales

manuespada

Me pregunto cómo será saltar más allá de la muerte. Quizá sea revitalizador.

bicefalepena

Veo que no paras de viajar.
Los regresos a lo cotidiano si lo que has visto es malo, son un regalo... Aunque creo que no es eso lo que querías decir...

Gracias por tus palabras grandes.

Un abrazo payaso... ya ves

Ángeles Sánchez

Leo este cuento con tu voz Kum*, te imagino contándolo mientras gesticulas, pausadamente, con la seguridad del que siente lo que narra, y además sabe trasmitirlo. Me encanta.

Besos

Kum*

Créelo, Montse. Sin miedos, sin dudas.

Gracias, mi querida Lila. Siempre derrochando amor :)

Tengo buenas maestras, Patricia... vos, por ejemplo.

Bienvenida de nuevo a este universo, Sara. Este, que es el tuyo.

Ja,ja,ja,ja,a.... eres genial, Anita. Eres... tú.

El viajero salta en el caos, Malena, siempre... de paloma en paloma.

Y que sigan, Su... y que sigan.

Gracias a tí, Carmen, por tan bellas palabras. Así, escribir cuentos, cobra su sentido más amplio.

Ayer esa canción me persiguió allá donde fui. Fue tu culpa, ranita.

Paciencia, Manu. Tarde o temprano lo vamos a saber :)

Todo forma parte del viaje, Bice. También la vuelta. Sobre todo... siempre, el viaje es toparse con lo inesperado.

Felizmente también yo puedo leerte ya con tu voz, Ángeles. Y... no pasó nada, ¿verdad? :0)

A todastodos... feliz viaje y besos viajeros. Tic, tac...

Publicar un comentario

Deja aquí tu rastro...