viernes, 24 de diciembre de 2010

El desafío.



     Lo sacaron del mar a rastras, pertrechado con sus botas Chirucas, veintiséis metros de cuerda, dos piolets, un par de crampones, su pesado jersey de lana y un casco con todo y frontal.

     En la playa los socorristas le increpaban mientras la gente, feliz de que por fin ocurriera algo que les sacara de su hastío vacacional, empezaba a concentrarse, rodeándole, intentando averiguar qué demonios pasaba, si habían pescado una monstruosidad o simplemente se había ahogado alguien.

     Él se levantó despacio, sacudiéndose la arena, y sofocado y molesto por el escándalo, se limito a decir como para sí:

-No sé a qué tanto alboroto… sólo pretendía escalar el mar.

11 Dejaron su rastro:

Maria Coca

Si es que la gente normal es incapaz de ver la parte poética de la vida! Eso sólo podemos verlo un escaso número de habitantes del planeta.

Precioso relato. Dulce y azul.

Felices Fiestas, del magenta al negro.

Patricia

Kum*, este micro me ha encantado, un fantástico extraordinario que tiene, por añadidura, poesía y crítica social.

¡Una belleza!

Relatadamente tuya

La Mar, otro de los mundos de este mundo que tanto desconocemos.
Me gusta tu micro. Que pena que le hayan sacado, que manía de meterse en la vida de los demás.
Besitos de una enamorada del mar (no podía ser menos viniendo de familia marinera)

Puck

Genial. Un hombre que no tenía nada de normal. O quizás sí, y por eso buscaba desafíos originales.
Saludillos

Malena

Frente a la inmensidad del mar, el vértigo es igual al de las alturas del Himalaya.
Es una lástima que no todos lo puedan apreciar. :)


No me preguntes por qué, pero el protagonista de este micro me dio mucha ternura.

Anita Dinamita

Escalar el mar... buena idea! Otro día lo pruebo
Un abrazo de sal

cantordepocasnotas

Imagino a las olas como constantes desprendimientos.
Además de fuerza física, escalar requiere un gran poder de voluntad. Y este relato lo demuestra.
Saludos!

L.N.J

Me gustan muchos los desafíos. Si hubiese escalado el mar, ¿dónde hubiese llegado? ¿importa?...

Saludos.

L.N.J.

Y yo, escalo internet con un lío tremendo. Aunque esto lo llevo fatal, adaptándome como sé o puedo o deseo, no sé.

Bicefalepena

Escalar el mar, escalar el mar. Me gusta como suena.
Lo de la seguridad creo que es un poco excesivo. Yo lo intentaría con un flotador...

Un abrazo

Mon

Soñador!!!

Publicar un comentario

Deja aquí tu rastro...